miércoles, 4 de mayo de 2016

Lo que podemos hacer.

A veces es necesario fallar para aprender, renovar, cambiar, enmendar y en muchos casos, empezar de nuevo. La verdad, no hace mucho me propuse escribir en un blog, crearlo y editarlo al punto de ser atractivo para quienes lo leyeran... no fue lo que pensaba.

Ciertamente me encuentro en un punto de renovación, estoy comenzando desde cero sin avergonzarme de que lo que hice en un principio sin la más mínima preparación... ¡fue un rotundo fracaso!.

Ahora que bien me siento escribiendo, veo que tengo mejores frutos y, aunque la disciplina y la constancia no son mi fuerte, he logrado verme como un escritor aun sin tener mi primer novela publicada o un blog literario más que exitoso. Sí es cierto que necesito ser perseverante, continuo en mi escritura y tener voluntad invencible para decirle a la pereza ¡acuéstate sola, yo tengo que escribir!, pero esas son habilidades que poco a poco voy mejorando. Me he decidido a escribir, a pesar de tener la agenda más apretada que en mi linda infancia gracias a la universidad, escribo y, ahora, en este instante de análisis constructivo, reflexivo y esas cosas... debo decir que no soy en verdad un escritor profesional, a duras penas saco una hora cada noche para escribir en mi novela que por ahora no supera las doce páginas, sin embargo, soy feliz con esto; es seguro que en mi estudio de mi carrera profesional tengo mucho trabajo, la universidad quita tiempo para estas cosas que amo, pero trabajando día y noche por no tener que repetir un curso de alguna asignatura y además asegurar el futuro éxito de mi carrera como escritor, alcanzaré grandes metas.

Sé que muchos pueden no comprender por qué hablo de mí y mis triunfos o derrotas, pues ante esa duda la respuesta es simple "Todos podemos luchar, todos podemos ganar y solo nosotros mismos nos lo impedimos."

Ahora que voy a entrar en forma a escribir mis artículos en este blog y otro más sobre matemáticas, mi canal de literatura y el de ciencias, puedo asegurar que se pueden hacer muchas actividades, yo he podido hacerlo. Muchos escritores noveles se rinden porque tienen muchas otras actividades u obligaciones y ven que su trabajo como escritores no da fruto, pues bien, tengamos en cuenta que esto es de sentirse satisfecho aun sin ganancias económicas... ¡lo sé! se necesitan, pero seamos perseverantes y sobre todo, aprendamos de otros escritores, no copiemos sino mas bien valoremos y adecuemos a nuestro contexto; soy universitario y las asignaturas son muy pesadas ¡demasiado trabajo!, podría decir, pero soy yo quien debe organizar su tiempo, intento hacerlo ahora, pues bien, adecuemos nuestro tiempo y actividades a nosotros y nuestras necesidades y preferencias. Pero no lo abandonemos sin una evaluación justa y unas razones de igual forma, muy prudentes.

Espero te ayude un poco en tu proceso de creación y toma de decisiones, mirando varias opciones y sobre todo analizando los efectos que cada una tiene en ti y tu vida, no hagas lo que no te satisfaga, esto teniendo en cuenta que no se afecte a nadie, ni a ti mismo. Quizá a muchos les parezca que esto de escribir es tedioso y en algún punto, muy aburrido y, puede que tengan razón porque tal vez no es lo que realmente se acomoda su personalidad, capacidades, pensamientos y actitudes. No vale la pena trabajar por dinero (créanme, lo sé y eso que aún no soy profesional) es mucho mas satisfactorio hacer lo que te gusta bajo la norma de lo que debes hacer. Una norma sencilla es el "querer hacer lo que se debe hacer".

Pues bien. No soy filósofo, psicólogo o algún tipo de experto en el tema, solo reflexiono sobre lo que sé y lo que he vivido. Espero les haya servido de mucho, tal como a mi me ayudo el darme cuenta de que no estoy en esto por suerte o en aquello por obligación o en lo otro porque no tenía más que hacer, simplemente noté que soy, hago y estoy en lo que he decidido, en lo que querido ser o estar o hacer. La culpa no es de nadie más que mía si no estoy satisfecho y si me rindo y si abandono o no soy perseverante... es solo mía. De aquí que he establecido lo siguiente "Puedo rendirme, abandonar esto y elegir hacer lo otro si no me gusta. Pero... he preferido levantarme, luchar y asimilarlo como un reto que he decidido que me gusta y que voy a asumir con rectitud y perseverancia, ¿puedo hacer más cosas a la vez? Por supuesto. Las hago y si todo sale bien... ¡me felicito!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario