jueves, 19 de mayo de 2016

Somos los lectores. Los creadores de mundos.

Hace muy poco tiempo conocí la lectura como una forma de diversión masiva. Esto lo digo porque anteriormente; antes de que conociera sobre los booktubers, antes de ver a los autores y admirarlos de la forma en que se admira a un superheroe y antes de tomar un libro con el agrado con el que lo tomo ahora; veía que el mundo giraba sobre empresarios, deportistas, músicos, dinero y la absoluta realidad a veces pesimista que en la mayor parte del tiempo me consumía. El mundo era muy aburrido para mí. No digo que sin libros el mundo no fuese bueno, pero seria trivial, común y repito ¡aburrido!... y también perdería una muestra de bondad, inteligencia y arte, muy grande y valiosa. Tampoco digo que antes no leyera, en verdad que sí leía, pero no tanto como un buen lector, no como los lectores apasionados que he conocido hoy en día. Con lectores apasionados me refiero a muchas personas pero, principalmente a tres tipos:


  1. El booktuber y el bloguero.
  2. El seguidor de... (blogueros, booktubers, escritores, etc)
  3. El escritor.
Estos tres tipos de lectores los conocí hace muy poco. Con lo anterior digo, que si no hubiese conocido al booktuber, jamás me habría sumergido tanto en el mundo literario como lo estoy ahora. Solo pensemos que, al igual que en las películas, artistas o los deportes, los seguidores de estos se ven en sus personajes; Manuel quiere ser futbolista, Carlos quiere ser como Superman, Maria quiere ser cantante. Así, veía sin valor el ser un escritor, pero ahora no. Ahora soy lector. Ahora soy escritor.

Desde muy pequeño veía películas pero jamas pensé que alguna había sido y seguía siendo un libro y que, en casos, el libro era mil veces mejor que la película, bueno, eso si fuera un buen lector. Es de aclarar que leía, poco y casi nada; no porque no quisiera o no me gustara, en verdad no conocía los libros tal y como los conozco ahora. Antes, los únicos libros que veía, los encontraba en papelerías en las que, hasta tiempo después, supe que eran libros piratas. Por eso no leía tanto. Mientras otros leían a Rowling, Lewis, Cervantes... yo solo alcanzaba a leer algunos libros ya pirateados de obras que en lo mínimo me llegaban a gustar. ¡Me aburría! En los periódicos todo me cansaba excepto los crucigramas y las historietas, pero aparte de eso. ¡Horror! Quizá por eso de pequeño leí poco. 

Nadie me hablaba de las novedades literarias, nadie leía en mi familia, nadie compraba libros en todo mi circulo social (si es que tenia amigos. En realidad no, no tenia amigos) No conocía a alguien que leyera un surtido variado de literatura. Eso me llevó a que, con mayor edad, me atreviese a leer mas; pedir libros prestados, comprar algunos (piratas porque no tenia dinero y no conocía librerías autorizadas en todo mi entorno) hasta que me acostumbre a leer a lo mínimo unos cinco libros al año, eso si era perseverante. En realidad todavía no leía nada, por lo menos nada que me atase a la lectura y los libros.
 
Nunca fui un verdadero lector sino hasta cuando conocí a los booktubers, hace unos nueve meses. Prácticamente soy un lector novato, uno que hasta ahora comienza a leer con el ritmo con que siempre soñé porque ahora sí hay algo que me impulsa, el tener con quien compartir mi opinión, experiencias y sentimientos con algún libro. A muchos nos sucede lo mismo; nos quedamos plantados en el abandono o la soledad porque simplemente parecemos ser los únicos en un radio de mil años luz, que leen un libro. Ahora hay comunidades que nos ayudan a conocer más libros, más autores, personas que reseñan y recomiendan obras, concursos, actividades, foros, videos, audiolibros, libros electrónicos y cualquier otra cantidad y tipo de maneras, materiales, sitios y personas que nos invitan, encaminan y acompañan al leer un libro.

Estoy seguro que aún existen vacíos sociales en los que los libros no tienen alcance. Sé que hay personas que no pueden leer porque simplemente no han conocido esta maravillosa experiencia, no tienen donde adquirirlos, ni quien les recomiende e impulse a hacerlo. Por eso tenemos que apoyar a nuevos lectores para seguir creciendo. Así pues, no digo que los libros tengan que ser mas baratos o aun peor ¡Regalados! no, eso le quitaría emoción al acto de ir a una feria del libro y formar una horda zombie por obtener el ultimo ejemplar de J.K Rowling, Rick Riordan, Cassandra Clare o Svetlana Alexiévich, entre otros; le restaría trabajo y edición a las maravillosas portadas y dejaría de darle valor al maravilloso trabajo de los escritores. Sin embargo, existe una gran opción, ¡no rendirnos! asi de fácil. Podemos seguir apoyando el trabajo de los escritores para que el mundo los vea y los lea, impulsemos y sigamos a los grandes booktubers que, mas que obtener regalos para reseñar, nos invitan a la lectura, nos dan con quien hablar sobre libros y nos ofrecen diversas formas de disfrutarlos; impulsemos a los blogueros y demás trabajadores dentro y fuera de la web que, día tras día, tienen algo que aportar sobre los libros y, sobre todo, mostremos al mundo que no somos sedentarios perdidos en la irrealidad ¡no!... somos seres reales y activos perdidos en un mundo de imperfección imaginada e imaginación perfecta, que somos los que buscamos esa perfección y que, a diferencia de muchos, le dedicamos horas al amor y la pasión; horas dedicadas, como lectores y escritores, al papel entrado y salido de una librería, y a la pluma incansable como nuestra arma; que no somos como ellos que le han dedicado años a una cifra sobre una tira de papel salida de un banco y a un trozo de metal elaborado que escribe con sangre sobre la faz de la tierra.


Somos pues una comunidad muy especial que solemos alegrarnos por las hazañas de Harry potter, emocionarnos con las aventuras de Percy Jackson o enamorarnos en un Crepúsculo en el que Jhon Green nos acompaña dentro de un Narnia maravilloso, donde Aslan nos lleva por gigantescas bibliotecas y hablamos con un Dash Conroy para convertirnos en Voyagers valientes que viajan por el espacio robando los libros que Markus Zusak nos enseñó con la compañía de Liesel. Somos lectores. Somos escritores. Somos la realidad real que otros creen que es sólo ficción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario